ARCHIVO DE POST.

viernes, 7 de marzo de 2008

CATAUROLIRICO

Por Ernesto R. del VALLE.
Porque besar tus labios es perderse
en ese inescrutable laberinto
en que el mundo nos parece distinto
y la razón, por la razón fenece.
Increíble guerrera de mis noches
yo tomo tus baluartes por asalto
y mi lanza te reta a nuevos goces,
por diana: la flor de tus encantos.
Equilíbrame en la edad de tus gardenias,
hazme lirio en la cruz de tu calvario,
enséñame a ser fiebre, luz, colmena
en la mortaja del día y sus ocasos
Qué tiene tu cuerpo que enloquece
a los astros?. Dime amor, responde
mi sutil pregunta. Dime dónde
la flor de tus muslos desfallece
Desperézate, amor, que es tiempo de cosecha,
tus frutos, ya maduros, sorprenden a la aurora
y soy como el labriego cantando cierta endecha
para anunciar tu tiempo de fruto y caracola.
Con los pétalos de un lirio, te acaricio;
con el beso de un volcán, quemo tus labios.
Así viajo por tu cuerpo, sin resabios
hasta el mismo fondo de tu precipicio
Me pierdo febril entre tus piernas
sediento de amor, en lento viaje.
Ruta de la muerte, casi eterna,
hasta que en tu centro yo me instale.